lunes, 22 de diciembre de 2008

YULE


Bueno aquí dejo el cuento que prometí para estas fechas. Deseo un feliz Yule para todos y todas. Espero que os hinchéis a polvorones, pero recordar con condón y con koko. Y sin mas dilación que empiece la función:
Una nariz asomaba encima del montículo de nieve olisqueando aquí y allá. Mientras caía una densa nevada sobre los pinos del frondoso bosque. De repente, una cascada de nieve descendió de una de las ramas al aparecer una inmaculada lechuza, mirando en derredor con sus inmensos ojos azules. Mientras la nariz huidiza, nerviosa, y vibrante parecía buscar la seguridad de la madriguera, mientras orientaba sus largas orejas buscando el sonido de su acechador. Soplaba una leve ventisca, hacia que los copos remolinearan, bailaran, antes de posarse en su lecho de cristal. Mientras el ulular del viento continuo, frío, implacable, taladraba los oídos presentes. Tal vez fue la lechuza o quizá la liebre, la que percibió primero aquel sonido lejano que traía el viento. El tronar de unos cascos, de un corcel gris que no dejaba huella sobre la nieve. Una sombra pareció pasar por el bosque. La nariz inquieta se ocultó entre una rocas, y los ojos enormes escudriñaban al recién llegado. Sobre el corcel un jinete cubierto por un manto negro, parecía envuelto en una bruma de sombra. El relinchar tétrico del corcel cruzó el aire, mientras los bufidos exhalaban vapor negro. El jinete pasó al galope, sin prestar atención a nada de lo que ocurría a su alrededor. Poco a poco el sonido de los cascos se los fue llevando el viento tal como vinieron. La nariz inquieta salió de entre las piedras dirigida hacia donde se hallaba la madriguera, salvadora, con salto firme en carrera. Mientras los ojos enormes desaparecían en una exhalación de la rama. Continuaba la carrera del cazador y la presa...
El corcel imparable cabalgó sobre arena, mar y roca. Hasta llegar a un valle donde se detuvo, en aquel lugar donde las nubes se cerraban creando oscuridad como la noche. Allí había otros tres jinetes y un ser en pie con siete cuernos y siete ojos, su cuello parecía haber sido degollado. El primer jinete portaba un corcel blanco, un arco en las manos, y una brillante corona en su testa, el segundo, un corcel rojo y una enorme espada, el tercero, un corcel negro con una balanza sobre sus manos. El cuarto jinete se unió junto a ellos. Entonces de la tierra surgió una nueva figura que creció como una planta, con forma de mujer pero negra como la noche, su piel era piedra.
_ ¿A que habéis venido ángel y ungidos?
_ A crear un reino perfecto para nuestro señor _ dijo el ángel mirando con sus siete ojos la figura oscura.
_ Venís a traer la muerte y la guerra a mi casa.
_ Ya hay muerte y guerra en tu casa, nosotros traemos paz.
_ ¿Cómo traeréis la paz? ¿Con los ungidos? _ Levantó la cara con desafío, la dama de piedra señaló a los jinetes.
_ Venimos a traer la fe, hacer justicia, que se haga la única voluntad de dios, a salvar el alma de los hombres _ El gesto del ángel era impasible, inquebrantable.
_ Yo soy la primera que llego aquí, y la ultima que se irá. Hablo en nombre de todos aquellos qué no tienen alma, ¿qué sucederá con nosotros?.
_ Los sin fe, los sin alma, no se salvaran. Solo puede haber una voluntad, la del perfecto, la del inmortal, la del justo.
_ ¿Que justicia puede ser ésa? Él, que no conoce la muerte, ni el miedo, ni el hambre, ni la locura. ¿Cómo puede juzgar lo que no conoce?. Lo que no a sentido.
_ Es la voluntad de dios.
_ ¿Por que quiere acabar, con todos los que no tenemos ni alma ni fe? _ Dijo Gaia, mientras cristalinas lagrimas surgían de sus ojos.
_ Es la voluntad de dios.
_ ¿Por qué nos dio voluntad, sí solo a de hacerse la suya? ¿Por qué una sola fe, para todas las esperanzas futuras?
_ Es la voluntad de dios.
Entonces el ángel rompió el sello que tenia entre las manos, un gran terremoto recorrió toda la tierra, el sol se oscureció, y las estrellas cayeron sobre la tierra. Gaia yacía frente al ángel de rodillas, de una herida en su pecho surgía savia. Gaia miró al ángel implorante, mientras él la miraba impasible.
_Es la voluntad de dios.

El abogado Adramelek

Le dedico especialmente este cuento Nuria una Gallega con apellido Celta.

10 comentarios:

Nepomuck dijo...

¡que destroyer!los jinetes son los del Apocalipsis,supongo...

Anónimo dijo...

jajajaja.. qué bueno. Me recuerda a David Koresh y su apocalipsis de los 7 sellos. Muy chulo. Será la voluntad de dios?' Será..
saludos!! feliz navidad!!

despojada dijo...

si hay un Dios, una mujer y varios tipos seguro que hay terremoto...
¿alabanzas a la fe única?
Cariños despojados y felíz navidad abogado!

niña_gotica dijo...

jajaja realmente es la voluntad de "Dios" no lo creo...
cada uno tendrá su opinión la mía es ésa...
feliz navidad!!! and...
...sweets nightmares!!!...

MaRu-LaNdIa dijo...

hppy new year muchacho!!!

adramelek dijo...

No habeis entendido la moraleja de la historia, cuando veis, al conejo y la lechuza enseguida identificais quien es el depredador y quien es la presa. La historia de los jinetes del apocalipsis y el angel de los sellos y la madre tierra. Es una repeticion de el depredador y la presa. Pero en clave religiosa. Es como decir que dios es el depredador. Un depredador no da explicaciones, hace su voluntad. Lo pillais ara.

txiru dijo...

no es la voluntad de Dios, es la voluntad de los creadores de Dios, que no es lo mismo, o al menos para mi no lo es...

Feliz Carnaval!!!!!!!!!!!!

xao

Anónimo dijo...

El autor, como una víctima más de la LOGSE, ahonda en una precariedad narrativa adornada con delirios propios de una típica cogorza navideña.

;) un saludo, Domi

adramelek dijo...

Domi: Donde no hay no hay, y si no hay mas, pues no se puede sacar mas.
Un saludo.

mertxy dijo...

ays dios!!!
lo hay? jejjee sip
oye abogado que feliz año!
mil besitos de agua
merchy