viernes, 5 de diciembre de 2008

ADRAMELEK












Yo soy conocido como Adramelek, Adremelech, Satán ,Molok, Ahrimaán, Baal, Iblis Al-quadin, Asmodeo, Belcebu, Baphomet, Belial, Leviatan, Belfegor, Dibbuk, Aamón, Abadion, Agation, Ahazu, Aiperos, Alocer, Ayalva, Angra-mannyu, Gamaliel, Golab, Lucifer, y muchísimos nombres mas, tantos nombres como caras. Hace tanto tiempo que me arrastro por el mundo, que prácticamente no recuerdo mi propio origen; seguramente este fue, con la primera conciencia de algún prohombre, pero no lo recuerdo con claridad. Lo que sí estoy seguro, es de que no soy lo que fui; los hombres no me ven igual que en un principio. Puede ser, que yo siga siendo el mismo y los hombres han cambiado tanto que me vean diferente. Seguramente es así, en definitiva, ellos son mortales y su mortalidad les obliga a cambiar. Pero es muy curioso, como a cambiado nuestra relación. Desde siempre, algunos de ellos han conseguido verme; la mayoría no, pero en un principio yo les fascinaba y me temían, ahora solo me temen. En un principio hablaba con aquellos que podían verme y vencían sus temores hacia mí; comenzaron a traerme ofrendas, animales que sacrificaban en mi presencia y alimentos de diferente índole. Creo que pensaban que eso me agradaba, pero la verdad es que nunca he necesitado nada de eso. Yo les hablaba de los bosques, de secretos que se escondían entre las zarzas y de historias antiguas de sus antepasados, algunas tristes y otras alegres. Entre sus lideres algunos me veían con recelo, otros con admiración, el temor creo que siempre fue presente, un temor, a lo diferente. Cada vez eran más y pasaban necesidades y penurias, comenzaron a cultivaban la tierra para poder alimentarse y dejaron de ser nómadas. Hasta entonces, cazaban en grupos y se repartían la comida pues no se podía guardar. Pero cuando surgieron los cultivos y los graneros también las guerras y disputas comenzaron a ser mas frecuentes. Generaciones y generaciones de hombres con una sociedad cada vez más compleja, transformando el mundo a sus necesidades y transformándome a mí. Siglos oscuros en que yo era la causa de que miles de personas acabasen en la hoguera, siglos luminosos en que el arte creció. Aquellos maravillosos años, en que me movía entre las bambalinas de los teatros; sentía el olor del maquillaje y el brillo de los ojos de los actores; el sonido de sus risas. Yo tocaba el violín y danzaba entre los hombres alegrándome por su belleza, en otras ocasiones tocaba canciones melancólicas y lloraba por sus desgracias. Cada vez los hombres eran más ilustrados, me gustaba tener grandes conversaciones con escritores y pensadores; hablábamos de filosofía, religión, ciencia, literatura, pintura, etcétera. Pero igual que vuelve el invierno después de las estaciones cálidas, volvieron los siglos oscuros de grandes guerras y sufrimiento. Los hombres me aburrían con su visión hacia su propio ombligo del siglo IXX y XX. Pero al final del siglo XX, parecía que las mentes de los jóvenes se revelaban contra la tiranía del peso de la opresión de su propia insatisfacción. Un momento del invierno, que en vez de aletargar despabilaba los sentidos de los jóvenes. Pero esto fue solo una ilusión, porque generaciones posteriores cayeron en el letargo del consumismo. Yo creí engañado que seria otro siglo dorado. Pero solo trajo generaciones de auto complacencia y mediocridad. Que fueron de aquellas generaciones que decían ya soy lo bastante adulto para pasar hambre. Creo que la sociedad creo un nivel de exigencia aun mas alto sin tener en cuenta la pasión ni los sentimientos de los jóvenes. Exigir a quien no a sufrido, es como pedir unas vivencias que aun no se han vivido. Vivir a trabes de otro, ese fue el error. Complacer demasiado o reprimir demasiado sin termino medio. Sin dejar vivir su propia existencia con su propio sufrimiento. Generaciones que solo tuvieron guerras contra sí mismos, pero nunca se les reconoció que ellos eran sus peores enemigos, enfrentados a su propia verdad sin engaños. Pero lo importante de hoy, es el viento, el sol, cargado de magia, que siempre habrá un pequeño grupo de gente dispuesto a salir una noche estrellada, contemplando las estrellas, y hacerse buenas preguntas, sin someterse a los sin alma. Parece que mi gato quiere salir de mí habitación, que sé a cansado de mi presencia y que esto toca a su fin. Y miro Montserrat una vez más y me digo " pero es tan bella". No me hagáis caso, pues soy el principio de todo mal, pues todos equilibrareis, lo que yo no equilibrare jamás.

El abogado Adramelek

9 comentarios:

Anónimo dijo...

seguimos en las mismas a estas alturas. yo hace tiempo renegué de la raza terrestre, y no creo en ellos por su clara aberración egocentrica y cainita. tampoco creo en Darwin, ya que yo provengo de las estrellas. quizá, solo quizá, cambie de opinion cuando lo vea con mis propios ojos. hay que ser más interior, y el genero humano peca a cada paso que da en ello. yo lo he visto durante seis años en mis carnes...
saludos!!

mertxy dijo...

ME ENCANTA JEJEJE Y NO LE TEMO...MUY BUENO ABOGADO, CON SUS MIL CARAS Y SIS MIL NOMBRES SIEMPRE CAMINA A NUESTRO LADO...Y ES FASCINANTE CREO...
MIL BESITOS DE AGUA
MERCHY

MaRuLaNdIa dijo...

multiples caras muy cambiante muy diferente...

Nepomuck dijo...

¿qué sería de Dios sin el Diablo?seguramente se volaría los sesos de aburrimiento...este es un mal justo y necesario.

EGO dijo...

No te tengo miedo.
Y si me fascina todo lo que te rodea.
Al reves que el mundo no??
Un saludo hiperbenigno a ver si se te pega algo...

adramelek dijo...

David: si la verdad es que le doy muy pocas esperanzas a los humanos quiza algun ser mejor los subtituira.
mertxy: en realidad no es temer a algo exterior sino a un demonio interior.
Murulandla: Si un reflejo de un reflejo.Pero la gran pregunta seria ¿cual es el original?
Nepomuck: lo justo o injusto no tiene sentido pues el mal solo es un desequilibrio, sin condicionamientos morales, es el efeto de una reacion no deseada.
ego: No pretendo dar miedo, solo pretendo que la gente se de cuenta de lo peligrosos que somos para nosotros mismos.

koku dijo...

Oscuro y magnifico.

saludos!

adramelek dijo...

Asias koku

Anónimo dijo...

Oh no!!, que mal haces, que tristeza.