martes, 11 de noviembre de 2008

EL FLAUTISTA DE HAMELIN



Seguramente en las largas noches de invierno, muchos padres arropan a sus hijos y les leen un cuento. Tal vez, deberían ser sus hijos, quienes de vez en cuando les contaran el cuento del flautista de hamelin a sus padres. Así recordaran que las deudas que no paguen ellos las pagaran sus hijos; unas deudas que no solo son hacia nosotros mismos, si no con todo el planeta en sí. Todos tendríamos que hacer una reflexión, sobre que es, o debería ser la trascendencia para nosotros. Es muy bonito tener a un nuevo ser entre nosotros. Por eso nos gustan tanto esos pequeños niños, verdad señores, si, viendo como aprenden y crecen, nos dan alegría, nos permiten sacar nuestra enorme cabezota de nuestros culos, entonces sentimos la trascendencia y la espiritualidad. Pero se preguntaran a donde quiero ir a parar, se lo espaciaré a continuación. Somos unos seres amorales, que consideramos que un ser vivo puede ser de nuestra propiedad, diremos siempre esto es mío, pero nunca, este ser es mí responsabilidad. Es evidente que no todo el mundo es así, pero parece ser que hay muchas personas que no comprenden la diferencia. Incluso hay algunas personas, que no entienden esta diferencia con sus propios hijos. Como decía mi querido Toby Veck (Trotty) "No, no. No podemos ir bien o hacer bien. No hay nada bueno en nosotros. Hemos nacido malos." Pero por muy bueno que uno sea; como lo era Toby, no quiere decir, que estés siendo un buen padre.

Toby Veck: Personaje de Charles Dickens en cuentos de Navidad.

El abogado Adramelek.

6 comentarios:

MaRuLaNdIa dijo...

a mi nunca me leyeron un cuentecito :( pero yo lei unos cuantos buenos

Anónimo dijo...

jajajajaja. Qué malotes somos todos!! Lo peor, bajo mi punto de vista, ciertas individuas que, sin llegar a más, deleitan las orejas con palabros varios y viven politicamente correctas...
Serán los padres?? No sé...
Un pasplasplas por tan magno aporte!!

EGO dijo...

UUF! Cunata razon tienes, diablo. Cuantos niños deberían leer ese cuento a sus padres y explicar la moraleja aplicada a los tiempos que corren. No solo pueden hacer mucho daño los valores o creencias insanas que puedes inculcar,debido a tu jodida infancia de la epoca que te tocó, que siempre va a ser diferente a la que le toque a tu hijo, sino tambien puede hacer mucho daño a las generaciones venideras el egoismo ya sea intencionado o por vagueza, que profesan/amos muchos de nosotros cuando delpilfarramos y no valoramos lo que a nosotros nos cedieron nuestros padres, si del planeta hablamos.
No sé, es tan complejo lo que has planteado. Se podría extender a casi todas las facetas de la vida.
Pero tambien hay que recordar que es dificil, muy dificil ser padre. Un saludo

mertxy dijo...

tan malos somos cuielo?
no por favor!!!!!!!!!
yo quiero creer que hay algo hermoso aún en el ser humano...dime tonta pues creo que lo soy
mil besos
merchy

adramelek dijo...

Murulandia: hay esta la moraleja de mi critica que devemos aprender de nuestros hijos.
David: Lo de ser malotes, creo que la raiz no esta en los padres, pero, queriendo arreglar las cosas, las pueden llegar a fastidiar mas la verdad.
Ego: Mi intencion era eso, plantearlo en todas las facetas de la vida, una reflexion para todos, como muy bien delineado.
Mertxy: En el libro " El almacen de antiguedades" de Dickens, espresa magistralmente lo que quiero explicar, en resumidas cuentas la historia, es sobre una niña y su anciano abuelo senil, que aunque el abuelo es un buenazo, le destroza la vida a la niña, el se desvive por ella, pero la estupidez senil del anciano lo precipita todo hacia el desastre. Dickens siempre sera mi maestro jedi. un saludo maligno.

Anónimo dijo...

Estoy muy de acuerdo, con lo que reflexión sobre el flautista de Hamelín. La pregunta del millón
¿somos malos por naturaleza?
Creo que muchas veces elegimos la opción oscura porque es la fácil.
Saludos de un escritor de Igualada.